APITERAPIA

Este producto no esta disponible

Qué es la apiterapia?

La apiterapia consiste en la aplicación del impopular veneno de las abejas con fines terapéuticos para tratar ciertas dolencias, principalmente relacionadas con la inflamación de tejidos o el reuma. Existen conceptos más genéricos de apiterapia que incluyen tratamientos con otros productos de las abejas como la miel, el polen, el propóleo, aire de la colmena e incluso larvas. Sin embargo el más estudiado y sobre el que más información contrastada podemos aportar es el que utiliza la apitoxina o, lo que es lo mismo, el veneno que fabrican las abejas obreras en sus glándulas abdominales y que inyectan por medio del aguijón a sus enemigos como medio de defensa.

Composición y efectos de la Apitoxina, el “veneno” de las abejas

Antes de aplicarnos algo conviene saber de qué está hecho ese algo, y el veneno de las abejas no es una mezcla sencilla: melitina, apamina, adolapina, fosfolipasa, hialuronidasa, histamina, dopamina y noradrenalina, además de algunos ácidos y oligoelementos. A destacar:

  • Con un 50%, es la substancia más abundante del compuesto. Es un potente antiinflamatorio que puede estimular la producción natural de cortisona en nuestro cuerpo. Estudios científicos demuestran su efectividad aunque también sus riesgos alergénicos y efectos adversos.
  • Es una neurotoxina objeto de investigaciones (en esta con ratones) para tratamientos contra el parkinson, y es que ésta podría ser capaz de proteger las neuronas dopaminérgicas afectadas por dicha enfermedad. Excita el sistema nervioso.
  • Principalmente es un analgésico, pero también es un antibiótico natural, y reforzaría la acción calmante y antiinflamatoria en una terapia.
  • Hialuronidasa e Histamina. Actúan (entre otras cosas) como vasodilatadores facilitando la dispersión del veneno
  • se realiza con micro picadura de solo 5 segundos 
$ 7.000
Cantidad:

Existen estudios que determinan el potencial de la apitoxina , contra la esclerosis múltiple o contra la artritis y el dolor, de gran utilidad para tendinitis y bursitis.

Parece más que demostrada la estimulación que la apitoxina produce en la hipófisis, que podría ser clave en la capacidad de nuestro organismo para regenerar los cartílagos, algo a tener muy en cuenta por los devoradores de kilómetros.

De forma general y con un enfoque cara al deporte, la apiterapia podría mejorar nuestra circulación, reforzar nuestro sistema inmunológico y reducir nuestras inflamaciones.

en la primera sesión se realiza un test cutáneo,con el fin de determinar si es alérgico al veneno o no, 

luego semanalmente se aplican las abejas con micro picaduras de 5 segundos

el tratamiento se diseña de acuerdo a la dolencia del paciente